Lo bueno y lo malo de contratar una póliza para el hogar
Lo bueno y lo malo de contratar una póliza para el hogar
Ago
11

Lo bueno y lo malo de contratar una póliza para el hogar

Lo bueno y lo malo de contratar una póliza para el hogar. A la hora de contratar un seguro de hogar es imprescindible saber lo que la póliza cubre y lo que no, para evitar ‘dolores de cabeza’ con la aseguradora.

Algunas pólizas ofrecen las siguientes ventajas:

•Estarás cubierto en caso de hurtos dentro del domicilio. Si tu vivienda ha sido víctima de un robo, el seguro te deberá de cubrir por las cosas sustraídas de dentro de la vivienda, así como los desperfectos ocasionados por los delincuentes al intentar entrar en el domicilio, gastos que cubren ventanas rotas, puertas y cualquier tipo de destrozos en general.

•Cobertura en caso de incendio. Si se origina un incendio en tu hogar por causas ajenas a ti (como la caída de un rayo, o el incendio provocado por un pirómano) el seguro cubrirá los desperfectos que haya podido sufrir tu vivienda. Sin embargo, la cobertura total de los daños será en función de las cláusulas estipuladas en la póliza.

•Podrás elegir la cobertura. La mayor parte de las pólizas que se contratan en la actualidad, te permiten ampliar en la misma póliza las coberturas de tu seguro.

•Los seguros poseen cobertura de defensa jurídica en el caso de que tengas que entrar en pleitos para reclamar lo que te pertenece.

Algunos inconvenientes de los seguros del hogar

A pesar de que contratar un seguro de hogar reporta numerosas ventajas a nuestro hogar, también debemos tener en cuenta los inconvenientes o advertencias a tener en cuenta si decidimos contratarlo:

•La aseguradora se encargará de elegir a los especialistas que repararán tu vivienda, ya que, en la mayoría de los casos, trabajan con otras empresas con las que tienen algún tipo de acuerdo.

•El costo de los seguros del hogar no es económico, incluso puede llegar a resultar muy costoso dependiendo también del nivel de peligrosidad de la zona de tu vivienda.

•Necesitarás acreditar que la avería o desperfecto del domicilio se debe a causas ajenas a ti, pues si no lo acreditas el seguro no te cubrirá.

•La letra pequeña. Hay pequeñas cláusulas que tienen los seguros para evitar indemnizar por todos los daños del domicilio. Presta mucha atención a ellas porque puedes llevarte sorpresas en un futuro cuando necesites reparar algo que creías que te cubrían y te digan de que no lo cubre tu póliza.

Antes de adquirirla, solicita toda la información necesaria y contrata un buen seguro del hogar que te ofrezca una cobertura óptima del domicilio.

Y asegúrate de eliminar de tu póliza coberturas innecesarias. En el mercado hay seguros que incluyen muchas coberturas que posiblemente no vayas a necesitar. Noticia tomada de: construccionesjf.com

Responder comentario