Ago
16

Webinar: Mujeres migrantes, ¿quieres prosperar después de la crisis?

Mujeres migrantes,¿quieres prosperar después de la crisis?. En este webinar abordamos distintas situaciones de las mujeres migrantes:la joven estudiante, la mamá y ama de casa, la mujer emprendedora y la mujer trabajadora.

1- Joven estudiante: Le interesa la estabilidad en el país, conocer de ayudas para continuar con su educación y tips para adentrarse en el mercado laboral / Experimentan la incertidumbre en sus planes

Cada vez son más el número de estudiantes que deciden seguir sus estudios universitarios o directamente, empezarlos en el extranjero. Irse al extranjero no es fácil, ya que es como empezar de cero una nueva vida. Nuevos amigos, nuevos compañeros, ambientes diferentes. El hecho de empezar una nueva vida desde cero asusta un poco, y más en un país diferente al tuyo.

Al principio, puedes tener nostalgia por tu casa, es una reacción normal a las nuevas condiciones de vida, pero no te desanimes. La mayoría de los estudiantes que llegan a estudiar al extranjero, han experimentado un momento en que se dieron por vencidos, quería dejarlo todo y regresar. Solo es necesario esperar y estar siempre ocupado. Es importante no temer pedir ayuda, entablar nuevas amistades y recordar que cualquier dificultad es temporal.

A continuación te daremos algunos consejos para que puedas sentir esa estabilidad que tanto deseas y te acoples con más facilidad a tu nuevo entorno:

  • Pide ayuda y apoyo a tu centro universitario: La mayoría de universidades tienen organizaciones de voluntarios y un departamento de adaptación cultural y social. Su tarea es proporcionar a los recién llegados un apoyo multilateral.
  • Estudia el idioma y la cultura del país: Si estas en España no resultará difícil el idioma, pero si estas en otro país con un idioma diferente, será importante que te esfuerces en aprender y adentrarte en la cultura, esto podrá servirte para ampliar tu círculo social y abrirte a nuevas oportunidades.
  • Visita actividades interesantes: Anticipadamente, conoce más de la ciudad donde estudiarás y fíjate qué hay de interesante. En tu tiempo libre, ve a excursiones, visita museos. Generalmente, en cualquier ciudad se realizan muchos eventos accesibles para los estudiantes, frecuentemente gratuitos o con algún tipo de descuento.
  • Mantén la comunicación con tus familiares y amigos: La comunicación con los familiares ayuda a sentirse apoyado y más cómodo. Pero tomate un tiempo determinado para esto, trata de pasar la mayor parte del día totalmente sumergido en el nuevo ambiente y aprovecha al máximo las oportunidades que le ofrece estudiar en otro país.
  • ¿Cómo encontrar trabajo en el extranjero?:Siempre es una buena idea empezar unas prácticas o encontrar un trabajo temporal mientras estudias, para poder pagarte tus gastos. Y todavía es más necesario si estás en otro país. De esta manera vas a integrarte mejor en una nueva cultura y tendrás la oportunidad de conocer a gente nueva y crecer laboralmente para generar tu estabilidad. Puedes dirigirte a todos los portales de empleo en internet que hay, donde seguro encontraras muchas ofertas de prácticas, incluso, podrás apoyarte en el programa de prácticas y trabajo que ofrezca tu centro de estudios.}
  • Realiza un Plan de ahorro, busca la forma de optimizar tu dinero, haz un presupuesto de tus gastos y trata de ahorrar lo que mas puedas, este dinero lo puedes guardar para un momento que lo necesites, o para realizar alguna inversión.

2- Mamá y ama de casa:Le interesa generar ingresos sin descuidar su familia / Les preocupa la seguridad de su familia y pueden experimentar problemas de autoestima

Estar embarazada en el extranjero o hacer familia en un país diferente al propio, es una experiencia que te lleva a repensar hasta las cosas más sencillas. Sin duda, es un camino de grandes emociones, aprendizajes y retos.

La vivencia de la maternidad fuera de tu lugar de origen, lejos de cualquier grupo de apoyo natural, te lleva a plantearte infinidad de preguntas, desde las referidas a los aspectos más prácticos como son el funcionamiento del sistema de salud o del sistema escolar, hasta preguntas más complejas que pocas veces alguien puede responderte: ¿Qué significa que tu hijo crezca lejos de tu familia y de tu país de origen? ¿Cómo serás capaz de aportar los recursos para tu hogar? ¿Cómo encontraras tiempo para ti?

Incluso aunque hayas migrado hace tiempo atrás, esta nueva experiencia puede hacerte revivir mucho de lo que sentiste cuando llegaste al nuevo país. Echas mucho de menos a tus familiares más queridos, a la vez que te confrontas con las diferencias que pueden existir entre criar a tu hijo en el entorno en que tú creciste y criarlo en tu nuevo entorno. Por un tiempo, puedes volver a sentirte extraña y diferente.

 Tanto migrar como hacerte madre son dos grandes cambios, que necesitan de tiempo para ser digeridos y elaborados. Y es que, casi sin darte cuenta, te has sumado dos elementos a la respuesta que das cuando te preguntas ¿Quién soy? Entre muchas otras cosas, ahora también eres mamá y eres inmigrante. Sin duda, no es poca cosa, es por esto que te sientes tan removida, tan emocionada y tan confundida. Todas estas emociones son parte del proceso interno que se da con el objetivo de reconstruir tu identidad ¿Quién eras? ¿Quién eres? Y ¿Quién serás ahora? Es un proceso, no solo normal y transitorio, sino también necesario.

  • Te enriqueces y madura tu personalidad. Ser madre te hará descubrir facetas de ti que no conocías, pero, al ser madre lejos de la mirada de los tuyos, te lo permitirás con más libertad. Además, hacer el intento por integrar los modelos de crianza de tu país de origen con los del nuevo país, te hará más creativa y flexible. En fin, te enriqueces porque te puedes ver a ti misma desde una perspectiva más amplia, pero sobre todo más propia.
  • Podrás elegir ser la madre que deseas ser.Tienes la posibilidad de elegir aquello que te gusta y desechar lo que no te gusta de los modelos maternales y/o familiares, que has conocido hasta el momento. Se pierden las referencias sobre la forma de criar y entonces, tendrás la tarea de construir unas nuevas, pero sobre todo, unas referencias propias. Además, con tus afectos en la distancia te ves obligada a conectarte contigo misma. Aprovecha esta posibilidad para escucharte, para conectarte con tus deseos en vez de repetir los de otros.
  • Tu relación de pareja se puede fortalecer. Una experiencia como la de ser madre en el extranjero, puede fortalecer tu relación de pareja porque tanto tú como tu pareja, poco a poco, se convierten en un equipo que está al frente de este pequeño ser humano. Se ven obligados a resolver problemas juntos y a tomar decisiones conscientemente. Esto les permitirá sentir que cuentan el uno para el otro. Por eso, es un momento perfecto para seguir trabajando en la construcción de una relación más sólida, madura, segura e igualitaria. Tú y tu pareja podrán construir su relación, elegir su propio camino y la forma en que caminarán juntos.
  • Trabaja en tu autoestima: Haz cosas para ti, mímate, quince minutos diarios dedicados a nosotras. Si lo piensas no es tanto, es algo que podemos conseguir, ¿verdad?

Pero para poder hacerlo, para que de verdad saquemos ese ratito, es necesario que lo tengamos planificado, si no el día a día, la vorágine bebé-vida, nos comerá y al final se pasarán los días sin que hayamos hecho nada.

Consejo: hazte una lista de aquellas cosas, pequeñitas y asequibles dada tu situación actual, que te gustan, que te hacen sentir bien y que puedas hacer en casa en este poco ratito que tenemos. Cuantas más cosas anotes, mejor, más tendremos de dónde tirar para las semanas que vienen.

  • Tu cuerpo ha cambiado, pero no es el fin del mundo. Salvo situaciones médicas complicadas, en las que obviamente nos debe atender un profesional, hablamos de cambios como aumento de peso, pecho caído, estrías, ¿verdad? Sí, nuestro cuerpo no es el mismo, pero es el nuestro y sigue siendo estupendo.

No evites el espejo: este es tu cuerpo, y evitar mirarlo solo aumentará el rechazo. Te propongo un ejercicio: un día, con calma, tras una ducha relajada (patrocinada por la cobertura de papá o los abuelos), ponte ante el espejo. Pero en lugar de mirar eso que ha cambiado para mal, mira eso que te gusta, o eso que visto desde determinada postura sigue pareciéndote bonito.

Mientras lo haces reflexiona sobre qué te dices cuando te miras al espejo: ¿estás siendo amable contigo misma o cruel? ¿Le dirías esas cosas a una amiga que esté en tu situación?

Piensa: ¿por qué ha cambiado tu cuerpo? Porque has estado embarazada, porque estás dando el pecho… ¿no es buen motivo ese para el cambio? Cuando le ponemos contexto a las cosas y no nos limitamos a criticarnos todo cambia.Y sí, hay cosas que seguro que quieres cambiar… Pues adelante: haz un planning (racional, nada de proponerse metas inalcanzables), pacta los tiempos que necesites con tu pareja, y en cuanto puedas… ¡a por ello!

 

  • Eres estupenda, aunque no te acuerdes, Con la falta de sueño y el trajín que implica la maternidad es muy posible que se te haya olvidado hasta la cara que tienes, entre otras cosas porque no te ha dado tiempo ni de mirarte al espejo en estas semanas, ¿verdad? Pero tienes cara, y sonrisa y seguro que un montón de cualidades estupendas… que debemos recordarnos y tener presentes

 

Si te quedas en casa para cuidar a tus hijos una temporada puede que a tu familia le vengan bien unos ingresos extra y piensas en posibles trabajos para madres. No todas las familias pueden vivir con un solo sueldo por más ajustes que hagan o los ajustes nos restan comodidad en el día a día. Piensa entonces en trabajos desde casa con los que ganes dinero y quizá sean la puerta a tu futuro laboral o a tu negocio.

Quizá no estés preparada en este momento para emprender un negocio en toda regla con todo el esfuerzo y dedicación que supone pero sí para dedicar algunas horas a la semana a hacer algún trabajo para otros que te reporte algún dinero. Si es algo que realmente te gusta y haces bien puede que con el tiempo sí se convierta en algo más que trabajos puntuales.

De momento empieza por analizar tu situación y ver qué es viable. Los puntos más importantes a tener en cuenta son:

  • Tiempo libre del que dispones. Que días de la semana y a que horas. Aquí el horario de tu pareja juega un papel fundamental para que podáis complementaros.
  • Que sabes hacer bien. Si te gusta, todavía mejor.
  • Recursos que necesitas y recursos de los que dispones. Si tienes que invertir más de lo que vas a ganar, mejor sal a pasear, ve a nadar o a la biblioteca en ese preciado tiempo.
  • Cuando la situación económica del hogar está en números rojos o casi, calcula exactamente cuanto necesitas ganar mínimo al mes. Si no vas a conseguir lo suficiente con tu primera opción ten una segunda y una tercera pensadas.

Ideas de trabajos para mamás remunerados en casa:

  1. Da clases para mayores.
  2. Da clases de apoyo para niños.
  3. Da clases de especialidades para adultos: idiomas, álgebra, Excel, Windows, Linux, electrónica, marketing, contabilidad, hacer la declaración de la renta, …Valora lo que se necesita dónde vives y lo que puedes enseñar.
  4. Da clases prácticas: cocina, jardinería en general, poda de árboles, planchar, hacer punto, coser.
  5. Tocados, adornos para la ropa y/o bolsos por encargo.
  6. Haz arreglos de ropa o ropa.
  7. Prepara comida por encargo.
  8. Madre de día. Cuida en tu casa a otros niños.
  9. Consulta profesional.
  10. Haz las uñas, la cera, maquilla
  11. Pinta cuadros por encargo.
  12. Adornos para fiestas.
  13. Enseña tu idioma nativo a la población local

3- Mujer emprendedora o en búsqueda de empleo: Le interesa conocer los apoyos o ayudas que da el gobierno a emprendedores, nuevas ideas de negocio /

Pueden experimentar miedo al fracaso

La búsqueda del éxito preocupa a mujeres emprendedoras, mujeres y hombres de negocios,  jóvenes estudiantes… Muchos creerán haberlo alcanzado, otros pensarán que están en el camino correcto y algunos todavía seguirán tratando de encontrarlo. Sin embargo, ¿qué es el éxito?

El verdadero éxito debería ser por tanto, además de las matizaciones que cada uno pueda introducir, un equilibrio entre alcanzar una vida personal plena y una carrera profesional que nos llene y con la que nos sintamos realizados. Las mujeres emprendedoras, igual que los hombres, acarrean un gran peso sobre sus hombros: hacer que su idea y su negocio funcionen. Es decir, tener éxito.

Para que una mujer supere tanto los obstáculos propios del emprendimiento femenino así como las diferencias culturales, es necesario que desarrolle la inteligencia femenina intercultural que consiste en la gestión adecuada de las emociones en entornos interculturales a través del equilibrio entre la empatía y la objetividad, y la adecuada ejecución de habilidades como la comunicación, la escucha activa, la observación y la intuición.

Uno de los principales obstáculos para que una mujer extranjera emprenda es el miedo que se produce por el desconocimiento de una nueva cultura y la falta de experiencia y formación para emprender.

La gestión adecuada de las emociones frente al miedo, permite a una mujer ser consciente de su situación y realizar acciones para superar los obstáculos, como por ejemplo: adquirir formación integral que incluya la parte financiera, las nuevas tecnologías, redes sociales, marketing y/o el estudio de carreras técnicas que antes eran consideradas masculinas.

  1. Deja de buscar la aprobación

Tu vida, tu negocio. Y el éxito en ambos será lo que tú decidas que sea; no los demás. Ponte metas, toma decisiones, establece prioridades y coge las riendas según tu propio criterio. Las mujeres emprendedoras que admiras nunca se detuvieron ante nada ni nadie.

  1. Crea tu propio plan

Piensa en qué te hace feliz y en qué quieres para tu vida (familiar, personal, laboral…). Diseña tu propio plan y establece tus propios objetivos. Aquí, sin darte, cuenta estarás definiendo cuáles serán tus próximos éxitos (porque, seguro, los lograrás).

  1. No tengas miedo al fracaso

Permitir que el miedo se apodere de ti solo te alejará de conseguir aquello que deseas. A veces las cosas pueden salir mal, en el plano profesional y en el personal, pero eso no debe impedir que persigamos nuestros objetivos. Además, en los fracasos a veces encontramos grandes aprendizajes que nos servirán para avanzar y mejorar.

  1. Mantente positiva y cree en ti

Aunque en la vida de una emprendedora, y de cualquier persona, siempre hay altibajos… mantén un espíritu positivo y piensa que eres capaz conseguir todo lo que te propongas. Te dará fuerzas y te ayudará a atravesar los malos momentos.

  1. No te obsesiones con el éxito

Al final, lo que te hará más feliz serán las pequeñas cosas del día a día. Trata de seguir estos consejos para mujeres emprendedoras para encontrar el equilibrio y alcanzar el éxito (el que tú decidas que sea).

  1. Alinea tu negocio con tus metas personales

Antes de comenzar, identifica porqué estás haciendo esto, ¿qué buscas aportar o cambiar en la sociedad? Recuerda que una además de la recompensa monetaria una empresa busca suplir las necesidades de los consumidores.

  1. Haz buenos contactos

Da a conocer tu negocio y relaciónate con las personas, pude llevarte a crear alianzas, dar a conocer tu producto o incluso conseguir inversionistas.

  1. Usa la tecnología

Hoy en dia es el mejor aliado para cualquier tipo de negocio, hace que sea competitivo, sustituye procesos manuales, disminuye tiempo y dinero, generar visibilidad, entre otros beneficios.

 

¿Qué pueden hacer las mujeres para que emprender sea más sencillo?

Portales webs

Gracias a las nuevas tecnologías, tienes a tu alcance las mejores páginas web, portales y comunidades para mujeres emprendedoras que son un manual básico para comenzar un negocio. Solo será necesaria una búsqueda en internet, y en un clic podrás ver resueltas muchas de tus dudas hacia el emprendimiento. En ellas encontrarás todo tipo de artículos, consejos prácticos, y muchas de tus dudas se verán resueltas.

Ayudas para mujeres emprendedoras

Todos los años se suelen publicar diferentes subvenciones para emprendedores, aunque se encuentren desempleados. Para mujeres, las subvenciones suelen ser de mayor importe.Tienes que estar pendiente y consultar las ayudas en la web oficial de tu comunidad.

Cursos online

Y como no podría ser de otra manera, Internet aparece como un recurso básico para aprender. Existen muchos cursos online, así que lee muy bien primero la temática, las diferentes lecciones, y apúntate al que consideres más práctico para tu negocio o busca un curso avanzado que complemente tus conocimientos.

Nuestro consejo es que intentes reservar dos horas todas las semanas para estudiar y así, en el futuro, te darás cuenta de que habrá merecido la pena la inversión.

Acude a tu Ayuntamiento

En el Ayuntamiento o Servicios Sociales de tu ciudad o país, te pueden asesorar sobre cursos gratuitos o subvencionados relacionados con la temática que necesitas.

Además, tienen asesores legales que te aconsejarán sobre todo el papeleo y las tareas administrativas que son necesarias para el establecimiento de tu negocio.

Rodéate de otras mujeres como tú

Sin duda, la mejor manera de sentirte arropada en los difíciles momentos de empezar un negocio propio, es rodearte de otras mujeres que han pasado por lo que estás pasando tú y que han resuelto sus dificultades y saben cómo ayudarte.¿Quién te va a aconsejar mejor que otra mujer emprendedora? No te cierres en ti misma, y absorbe como una esponja todos los conocimientos que puedas luego aplicar a tu idea y a tu vida como empresaria.

Si tu meta es encontrar un empleo en el que te sientas motivada y realizada, estos consejos serán de gran ayuda para adentrarte en un mundo laboral competido:

  1. Demuestra que tienes ganas de aprender y, sobre todo, fórmate en habilidades digitales.
    Hay escuelas, presenciales y online, cuyos alumnos salen mayoritariamente con empleo. Existe gran demanda en las empresas de profesionales bien formados en habilidades. Demuestra que sigues formándote y que, sea cual sea el desafío, vas a dar lo mejor de ti. Esa actitud es de las más valoradas.
  2. Ser optimista ayuda a encontrar trabajo. No te dejes desanimar por los estereotipos.
    Cuando una persona entra en una entrevista de trabajo tiene que ir con la convicción que es el mejor candidato para el puesto. Sonríe y confía en ti mismo: eso se transmite y tendrás muchas más posibilidades de conseguir el puesto.
  3. Elabora un currículo para cada oferta.
    Es muy importante poseer varios modelos de currículums para ofrecer a cada una de las empresas el perfil que está buscando. Escribe también una buena carta de motivación en la que expliques qué puedes aportarle a esa empresa con tu experiencia. Para ello tienes que investigar en profundidad qué hace la empresa para la cuál optas al puesto. Esto es algo que hace poca gente y en cambio, ese conocimiento demuestra un interés destacado por el puesto.
  4. Busca empresas que te convengan
    Tener claro dónde quieres trabajar es fundamental para encontrar el empleo adecuado.
  5. Sé activo en redes sociales, sobre todo en Linkedin.                                                            LinkedInes un portal esencial para encontrar trabajo. Si una persona no tiene perfil en él, será invisible para los cientos de reclutadores que de manera continua buscan candidatos en esta red social. Por ello, el perfil debe estar cuidado, con un currículum completo pero conciso, contenidos bien redactados y ordenados, además de contar con una buena foto. Intenta crear en Linkedin una buena red de contactos.
  6. Conocer dónde buscar empleo
    Para poder encontrar un empleo hay que saber dónde buscarlo. Una pista para saber a qué ofertas acudir es leer la experiencia que solicitan para el puesto que se quiere cubrir.
  7. Ser flexible ayuda a encontrar empleo
    Quizás debas plantearte ser más flexible y rebajar las pretensiones. Hay que asumir que, tras la crisis, es difícil encontrar lo que se tenía antes. Estos años han supuesto que los sueldos sean más bajos y que las condiciones laborales no sean tan ventajosas.
    Sin rebajarse, se debe ser flexible y aceptar trabajos que gusten y para los que se esté preparado aunque no sea en un puesto tan bueno como los ostentados anteriormente ni con un salario tan alto.
  8. ¿Tienes contactos? ¡Tira de ellos!
    Es un buen recurso recurrir a esos contactos para que “muevan” el currículum o informen de posibilidades laborales que no se les da mucha publicidad.
  9. Paciencia y resiliencia.
    Habitualmente la búsqueda de empleo requiere plazos largos y en este proceso lo más probable es que nos encontremos con negativas que no serán fáciles de superar ¡No hay que arredrarse!
    ¡Sé positivo y constante! Intenta no perder la esperanza a la primera de cambio ya que en algunos sectores es especialmente complicado la búsqueda de empleo.

4- Mujer trabajadora: Le interesa la autorrealización en temas de seguridad (vivienda), estatus, educación, familia, sentimental /

Falta de compensación o retribución, cansancio y satisfacción

Encontrar un balance entre la vida en el trabajo y la vida familiar no es una tarea sencilla. Si bien encontrar tiempo para ocuparse de las obligaciones laborales sin descuidar el cuidado de la familia puede ser complicado, tampoco es imposible.

EVALÚA REALISTAMENTE TUS HABILIDADES Y OBJETIVOS, ASÍ COMO LAS NECESIDADES DE TU FAMILIA

No te dejes vencer por la presión social de tener que ser exitosa a todo nivel. Piensa realmente qué tan lejos quieres llegar en tu carrera y cuánto tiempo lejos de tu familia estás dispuesta a sacrificar.

ENCUENTRA UNA EMPRESA QUE ESTÉ AFÍN A LAS POLÍTICAS FAMILIARES

Cada vez más organizaciones contemplan el hecho de que las mujeres tienen hijos y es importante facilitarles algunas cosas para que se sientan más motivadas en el trabajo.

COMUNÍCATE CON TUS SERES QUERIDOS

Habla con tu pareja y tus hijos acerca de tus aspiraciones profesionales. Déjales en claro cuáles serán tus horarios, las obligaciones que tendrás que cumplir y recuérdales que siempre estarás allí para cuando te necesiten.

NO TE DEJES VENCER POR EL ESTRÉS

Está comprobado que el estrés afectará tu calidad de vida y tu relacionamiento con quienes te rodean. Si dejas que las tensiones del trabajo te ganen la batalla, comenzarás a sentir una desconexión emocional con tu familia, síntoma típico del conocido síndrome del trabajador quemado o “burnout”.

HABLA CON TU JEFE

Si sientes que el trabajo te está consumiendo, habla con tu jefe sobre posibles alternativas. Quizás no imagines que sea posible, pero muchas veces ante la posibilidad de perder a un buen empleado las empresas se tornan más flexibles en cuando a horarios, días de descanso, etc.

CAMBIA DE TRABAJO

No esperes a lanzarte a la caza de un nuevo puesto de trabajo si sientes que tu situación se torna insostenible. Recuerda que tu familia y tu propia salud deben ser tus prioridades.

Organiza tu tiempo

Elabora un plan diario que te permita cumplir con todas tus tareas laborales además de mantener tu vida personal.

Una buena manera es tratar de siempre anticiparse: saber qué día vas a resolver qué cosa puede ayudarte a empezar con las tareas de forma más segura y activa.

Para esto puedes apoyarte en aplicaciones del celular, así realizas todo a tiempo y sin dejar pendientes.

 

Responder comentario

Abrir chat
1
¡Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?